El camino hacia adelante: aprendiendo de la reanudación de la industria automotriz en China

27/04/2020 China es el primer país que ha reanudado su producción de automóviles, tras el brote del Covid-19, y aun cuando existen diferencias culturales, económicas y sociales, la experiencia de ese país podría darnos luz sobre el camino que tienen por delante Europa y los Estados Unidos.

REANUDAR LA PRODUCCIÓN EN TODO EL MUNDO

Después de dos años de recesión, la producción y venta de automóviles disminuyeron aún más, en China alrededor del 80% en febrero de 2020, en comparación con las cifras de 2019. El mes siguiente tuvo un ligero repunte, con la producción y las ventas disminuyendo sólo un 45% en comparación con marzo de 2019. Parte de las pérdidas en la producción y ventas podrían ser compensadas por el hecho de que el Año Nuevo Chino cayó en la fase de confinamiento, a finales de enero.

Las consecuencias para la industria, entretanto, fueron variadas: mientras que la producción se detuvo por completo en muchas plantas, los centros de investigación y desarrollo chinos reiniciaron sus operaciones a distancia después de un ligeramente prolongado feriado de Año Nuevo y, en algunos casos, estuvieron sujetos sólo a restricciones menores.

A pesar de la caída registrada en febrero, la recuperación comenzó, de hecho, el mismo mes, sólo unos días después del confinamiento. En Wuhan, el epicentro original de Covid-19, la producción se reinició en marzo, con la participación de unos 700 proveedores de automóviles chinos y extranjeros.  En comparación, la producción de automóviles en Europa se paralizó casi por completo durante alrededor de cuatro semanas en marzo y abril, y el reinicio sólo se ha producido, gradualmente, desde mediados de abril. Los EE.UU. y Sudamérica deberían tener el reinicio de la producción desde principios de mayo. Algunas empresas han anunciado retrasos más largos: Toyota en Brasil, por ejemplo, ha dicho que no volverá a producir antes de junio.

Hay esperanza en China de que las ventas perdidas durante la fase de confinamiento puedan ser recuperadas en los meses restantes de 2020. En particular, los fabricantes alemanes de primera calidad se están recuperando de la crisis en China más rápido que otras marcas. En marzo, dos grandes fabricantes alemanes de alta gama registraron una caída solo del 15% en las ventas en China, en comparación con el año anterior.

APRENDIENDO DE LA RECUPERACIÓN EN CHINA

Según J. Salzmann, Socio Director de Mazars en China continental, las empresas automotrices que están reiniciando la producción y las ventas deben hacer todo lo posible por no poner en peligro la salud de sus empleados: "Si un empleado se infecta, esto, al final, puede llevar al cierre de toda la compañía. El secreto de la rápida recuperación de China es que nos tomamos muy en serio la prevención de la epidemia. Además del adecuado y suficiente suministro de equipo de protección personal, tales como máscaras y termómetros clínicos, también es importante controlar y dar un seguimiento del historial de viajes y contactos de los empleados. Las empresas deben ser capaces de identificar a los empleados que corren riesgo de contagio y aislar a los que puedan estar infectados". La observancia de la higiene personal y el mantenimiento de una distancia suficiente en el lugar de trabajo deben ser organizados y supervisados por las empresas automotrices.

Un alto grado de automatización en la producción ayuda a mantener la distancia de seguridad deseada. Sin embargo, mantener la distancia no sólo afecta los procesos de producción, sino también, por ejemplo, a la disposición de los asientos en los comedores de las empresas y en los autobuses autónomos que se utilizan ampliamente en las plantas automotrices de Asia y América del Sur. También hay que regular el movimiento a través de las instalaciones de la fábrica, por ejemplo, desde la puerta hasta el lugar de trabajo, así como el comportamiento de los empleados durante los descansos.

Las medidas adoptadas por las empresas en China para reiniciar la producción fueron supervisadas in situ por las autoridades chinas. De acuerdo con Sven Ammer, CEO de Böllhoff Asia, Böllhoff recibió la aprobación sin ningún problema, ya que los diversos aspectos habían sido considerados por el equipo interno de gestión de crisis. Además, los datos personales de los empleados que regresan al trabajo deben ser reportados a las autoridades, y el regreso de cada uno debe ser aprobado. Sin embargo, las autorizaciones han sido emitidas rápidamente, dice Ammer, en Böllhoff se procesaron entre 24 y hasta 36 horas. Incluso ahora, la fiebre se mide tres veces al día y el estado de riesgo personal de los empleados está disponible a través de la aplicación de rastreo ordenada por el estado, con una clara documentación de los resultados. Las medidas tomadas por Böllhoff tuvieron tanto éxito en China, añade, que sus colegas en Europa están ahora siguiendo el ejemplo mientras buscan reiniciar la producción. 

ASEGURANDO LA CADENA DE SUMINISTRO

Además de la salud de los empleados, también se debe centrar la atención en asegurar la cadena de suministro. China está ampliamente conectada a la industria automotriz mundial. No se trata sólo de materiales, sino también de logística. Aunque muchas plantas proveedoras están situadas cerca de los fabricantes de equipos originales (OEM), el transporte para distancias cortas debe ser asegurado. Como no podía cruzar las fronteras de la ciudad o del distrito en China durante el confinamiento, Böllhoff transportó las mercancías en camión a las fronteras de la ciudad y las volvió a cargar en otro camión al otro lado de la frontera. Para las entregas a Europa, los Estados Unidos y América del Sur, que suelen hacerse por vía marítima, muchas empresas han optado por utilizar el transporte aéreo para cumplir los plazos de entrega. A corto plazo, algunos proveedores han incrementado sus existencias para reaccionar a la creciente demanda de los fabricantes de equipos originales. 

REACCIONAR A NUEVAS CONDICIONES

Yongwei Jiang, Vicepresidente de Operaciones de Faurecia en China, proveedor mundial francés de automóviles, se ha visto obligado a cambiar su rutina diaria en respuesta al virus y actualmente aplica un modelo de trabajo "sin contacto", en el que los equipos cambian entre dos turnos, con un intervalo de una hora entre ellos, para reducir las posibilidades de contagio. Esta política permite a la dirección cubrir las ausencias de corto plazo con el equipo de reserva, cuando sea necesario. Además, durante la fase de confinamiento, Faurecia logró transferir la producción de Wuhan a otras instalaciones de producción a una velocidad impresionante, reduciendo así los retrasos y la escasez. En el futuro, se planificarán nuevas instalaciones y procesos de producción para permitir un uso más flexible. 

MIRANDO HACIA ADELANTE

Incluso si se espera que China se ponga al día de manera significativa, puede tomar años para que la industria automotriz mundial regrese a los volúmenes anteriores a la crisis. Si bien se espera una menor disminución de las ventas en comparación con el año anterior en la segunda mitad de 2020, la industria podría experimentar cambios de gran alcance.

Renault, por ejemplo, anunció recientemente que se retira de su joint venture con el fabricante estatal chino de automóviles Dongfeng y otras conocidas empresas automotrices podrían seguir su ejemplo. Según Salzmann, la crisis también seguirá impulsando la consolidación del mercado automovilístico chino, que actualmente cuenta con más de 70 fabricantes de equipos originales, especialmente locales, y casi 500 proyectos y emprendimientos sólo en el campo de la e-mobility.

"Covid-19 podría tener un impacto diverso y a largo plazo en la industria automotriz mundial", predice el Dr. Christian Back, Líder Global del Sector Automotriz en Mazars. Durante décadas, la industria automotriz se ha centrado en la optimización del capital de trabajo. Lo que se consideraba óptimo en términos de financiamiento y lean management está siendo reconsiderado ahora por muchas empresas automotrices en términos de capacidad de producción. Las cadenas de suministro están fuertemente controladas por los fabricantes de equipos originales y queda por ver hasta qué punto impulsarán ahora una mayor regionalización de las cadenas de suministro para reducir la dependencia de los socios internacionales. Sin embargo, las consecuencias de las crisis mundiales y de los cierres de producción en todo el mundo no pueden resolverse de esta manera, añade Back. Algunos fabricantes de equipos originales también están reconsiderando actualmente sus estrategias de adquisición: podrían pasar de un proveedor actual por componente a dos o incluso más proveedores para cada uno de ellos. Esto haría que estuvieran mejor preparados en caso de nuevos cierres de producción y escasez de proveedores individuales.

La experiencia del Covid-19 podría abrir nuevas oportunidades para la industria automotriz. Los viajeros podrían volver a preferir cada vez más las opciones de viaje individuales, ya que el uso del transporte público se asocia con un mayor riesgo de infección. O podrían pedir la introducción de nuevos productos en el auto, como una función antivirus como parte del sistema de aire acondicionado, por ejemplo. Además, es plausible una ampliación a corto plazo de la venta en línea y sin contacto de nuevos vehículos, acercando las marcas tradicionales al enfoque de Tesla.

A pesar de la incertidumbre del camino que tiene por delante la industria automotriz, hay motivos para el optimismo ya que ésta reinicia la producción y se mueve para satisfacer la demanda de los clientes. Yongwei Jiang mira positivamente hacia el futuro y cree que encontraremos un equilibrio justo entre la salud de las personas y el crecimiento económico. Lo que es seguro es que pase lo que pase en China, el resto del mundo estará mirando.